Querido Marketing Digital: Me voy pero no te dejo.

Siempre he pensado que cuando algo que te daba crecimiento y reto profesional se convierte en un reto emocional, es hora de ponerlo en otro espacio o simplemente dejarlo ir.

Éste es el caso de mi tránsito por la oferta de servicios de Marketing Digital, que es lo que dejo… dar los servicios a otros, y lo recolocaré en aprovecharlos en mis propios proyectos y en los proyectos de mis aliados.

Todo comenzó con la digitalización editorial en 2006, donde mi tarea fue la de llevar a un formato digital diversas revistas industriales para acercarlas a Brasil, Argentina e Italia debido a que era muy costoso enviarlas de manera física. Como siempre, una tarea donde la pregunta “cómo podría… (lograrlo)” fue esencial.

En dicha tarea, descubrí la importancia que lo que después supe que se llama Experiencia de Usuario (User Experience). No es posible querer usar los mismos formatos en medios análogos que digitales, y esa manera de pensar ha estado presente en todo mi desarrollo profesional que ha sido en general híbrido entre lo análogo y lo digital.

A la digitalización editorial se sumaron tareas que hoy son bastante cotidianas, entre ellas:

  • Enviar correos masivos cuando era necesario programar todo en HTML, cuando las bases de datos se tenían que hacer prácticamente a mano en todo y no había tanta interconexión de medios… era necesario idear cómo hacer embudos transmedia, que ni siquiera se llamaban así.
  • Hacer planeación estricta de contenidos que además deben ser adaptables desde su ideación a medios digitales. Cuando llevas medios editoriales tienes que aprender a planificar sin opción, la imprenta tiene cierres de producción, la logística de distribución a tiendas no acepta atrasos y si te atrasas sencillamente no entras a piso de venta, las cosas tienen que estar sí o sí. Además tienes que pensar desde el principio en opciones para llevar eso a multimedia, visuales, división del contenido, públicos lectores y demás. Tienes que pensar en todo todo el tiempo desde la base de planeación hasta la retroalimentación para interconectar contenidos en todos los formatos y promover la venta de paquetes de revistas a manera de colecciones especiales. Hoy eso se llama cross-selling y up-selling.
  • Idear la humanización de las marcas cuando no había metodología popularizada de Brand Personas, User Personas, ni nada por el estilo.

Estando dentro de estos mundos editoriales además me especialicé en sus tópicos: Plástico Industrial, HVACR (heating, ventilation, air conditioning & refrigeration), Franquicias y Negocios. Toda esa información aprendida a lo largo de los años ha sido de gran utilidad para diseño de procesos digitales, optimización, estrategia de productividad, estrategias de negocios y mucho más. Pasar por información y ni siquiera tratar de llevarse algo en el costal de los aprendizajes me parece un desperdicio… para mí es pasar de noche.

Durante varios años sucedió simultáneamente el manejo digital con trabajar en proyectos de los tópicos antes listados… así que sí, digital es cool & sexy pero desde mi punto de vista solo lo es cuando se retroalimenta y no cuando solo se usan a manera de monoestrategia para tratar de cubrir todos los procesos que en una organización o negocio no se han resuelto.

Algunos años después, digital dejó de ser un experimento que solo algunas personas hacían por ñoños y ñoñas, y así fue que comenzó la popularización de Facebook, Twitter y otros medios. En ese entonces todo era orgánico y todo el contenido llegaba a todo el público. Todo bien y hasta cierto punto fácil.

Curva de Adopción de Everett Rogers

Pero claro, para 2012 ya muchas empresas grandes estaban teniendo acciones digitales, convirtiéndose en los primeros seguidores (desde la perspectiva del ciclo de adopción de Rogers). En ese entonces ya la carrera en digital se trataba de hacer cada vez mejores contenidos, de comenzar a aplicar campañas de pago por clic, de comenzar a interconectar cada vez más medios… y pensar en transmedia como tal.

Algo que solo quienes comenzaron en ese tiempo a aplicar campañas de pago por clic recordarán, es que los objetivos no estaban tan segmentados como ahora… si hacías una buena estrategia, era posible hacer inversiones bien pensadas y atacar varios objetivos estratégicos. Eso muchas personas no lo vivieron y en su mente no está la idea de objetivos compaginados y solo dicen persistentemente “no se puede”.

Casi una década más tarde hoy ya los medios digitales han alcanzado a la mayoría tardía e incluso a la categoría que se nombra como rezagados. Claro, con la Pandemia además la digitalización ha terminado de normalizarse en prácticamente todos los ámbitos de nuestra vida y con ello también se ha hecho común la oferta de servicios digitales de todos precios, estilos y calidades… y por eso para mí es momento de dejar atrás la oferta de servicios de marketing digital. Porque prefiero quedarme con las buenas prácticas, con la construcción de estrategias pensadas en los objetivos del negocio y porque no me interesa competir en ningún sentido con ofertantes de servicios digitales que quieren resolver todo con soluciones enlatadas que se venden por volumen para alcanzar sus metas de ventas.

Para mí los servicios de Marketing Digital son como trajes hechos a la medida, donde el cliente debe estar en la disposición no solo de pagar lo que cuesta hacerse un traje a la medida, sino tener el compromiso de asistir en tiempo y forma a sus sesiones de trabajo, tener la información completa para que se logre lo que desea, donde los equipos entiendan y consideren la importancia de la calidad, planificación… y de la excelencia como un valor innegociable.

Por eso dejo los servicios digitales, cierro ese capítulo de mi vida… porque el Marketing Digital me ha dado satisfacciones inconmensurables, me ha llevado a premiaciones y eventos de alto nivel, me ha permitido trabajar con marcas globales y descubrir muchas de mis mejores fortalezas personales y profesionales.

Dejo la oferta de servicios de Marketing Digital porque me duele ver que se ha convertido en un mercado centavero, lleno de personas que quieren sacar una lana ofreciendo cosas mediocres que solo dañan la industria, y al ver que se ha convertido en un medio que sirve como pasarela de egos absurdos.

Pero no dejo el Marketing Digital en esencia y como pilar profesional, a eso seré siempre leal… y por lo aplicaré para mí, a mis emprendimientos y los de mis aliados, para capacitar a las personas que deseen aprenderlo e integrar maneras ordenadas y comprometidas a su caja de herramientas y habilidades profesionales. Enaltezco por siempre lo valioso del Marketing Digital por su capacidad de ayudarnos a generar vínculos, comunidades, llevar productos y servicios a todos los rincones, por permitirnos educar y conquistar públicos, por empujarnos a aprender permanentemente, por obligarnos a aprender a comunicarnos de muchas maneras, por ayudarnos a ver lo valioso de la información concreta, de tener lógica, aprender a analizar, conectar hallazgos, pensar estratégicamente y por muchas cosas más.

Sin duda agradezco el hartazgo al que llegué trabajando en servicios digitales porque entendí que no me harté del Marketing Digital, sino de cómo trabaja la gente que quiere comprar y vender servicios digitales.

Querido Marketing Digital: Me voy pero no te dejo… de hecho, te pondré en el lugar que te mereces para mí, el de una disciplina, el de una manera de trabajar y de pensar.

Green MBA + #CreativeProblemSolving Consultant. Focused on Business Strategy for Digital, Social and Environmental transformation. Founder of @LifeStrategics.

Green MBA + #CreativeProblemSolving Consultant. Focused on Business Strategy for Digital, Social and Environmental transformation. Founder of @LifeStrategics.