¡Yo te ayudo!: Niveles de Compromiso

Mónica De Salazar
6 min readJan 5, 2017

Frecuentemente se escuchan comentarios sobre el nivel de compromiso que tienen la gente en torno a su trabajo, relaciones interpersonales e incluso objetivos personales.

Pareciera ser que los individuos simplemente no se comprometen como se supone que deberían y hay muchas dudas acerca de porqué no lo hacen, ¿es falta de motivación?, ¿falta de liderazgo?, ¿falta de claridad acerca de los objetivos? Es posible que se trate en según qué medida de una de las anteriores o todas ellas. Pero también es importante aprender a leer los niveles de compromiso desde las conversaciones.

Existen cinco niveles básicos de compromiso, y a partir de ahí pueden haber otras variaciones:

Nivel 1. Me comprometo totalmente y haré lo necesario para que suceda.

Este es el nivel óptimo y que todos deseamos de compromiso, a veces en otros y también en nosotros mismos. El detalle es que se requiere de bastante motivación, liderazgo y en el caso de objetivos personales; debe haber una razón verdaderamente potente de fondo en la que la persona encuentre un gran beneficio como resultado de su participación.

Este nivel de compromiso puede localizarse fácilmente en conversaciones cuando alguien dice que quiere hacer algo y la otra persona responde “yo te ayudo”, “yo te acompaño”, “yo lo hago contigo”.

Hay una pequeña variable que en ocasiones hace que este nivel de compromiso se malentienda y aparece cuando las personas tratan de manipular a otros (consciente o inconscientemente) para que ellos lo hagan con la promesa de recibir algún tipo de apoyo y se sientan motivados para arrancar. El problema con ello es que aunque de principio se haga un arranque optimista, la persona que tiene la promesa de apoyo fácilmente se decepcionará y como ya sabemos la constante decepción resulta en apatía.

Esto en ambientes de trabajo se llega a traducir en equipos desmotivados que terminan por perder el interés ya que si los líderes no responden como se han comprometido, no están mostrando un ejemplo a seguir. En el caso de que las personas reciban la muestra de compromiso que les fue planteada desde el principio crece la motivación y esta es una de las maneras más efectivas de ayudar a construir equipos autogestionables y automotivados.

En el caso personal existe también un tipo de personas que buscan el comentario de apoyo para animarse a hacer algo, con lo que siempre requieren de que alguien les ayude para poder funcionar. En este caso las personas hacen falsas promesas de apoyo solo para tranquilizar a los otros pero no tienen verdadero interés.

Nivel 2. Lo haré si las condiciones son correctas.

Éste es el nivel de compromiso en el que muchas personas funcionan, con lo cual son capaces de mantener su motivación si las condiciones son las óptimas para lograrlo.

En conversaciones se puede localizar fácilmente con frases como: “si me mandas la información la reviso”, “si tengo tiempo, sí…”, “si me pasan el dato lo hago..”.

Dentro de este nivel de compromiso las personas comienzan a tener un grado de pasividad ya que dan por hecho que el compromiso no depende de ellos sino de que las condiciones lo permitan u otras personas hagan su parte.

En ambientes laborales donde se realiza trabajo en equipo, es frecuente que las personas no tomen responsabilidad por partes del proceso con lo que al momento de no haber avance pueden justificarse diciendo que estaban listos para hacer lo que les tocaba pero no obtuvieron respuesta o la parte que correspondía a otros.

En lo personal se dan frecuentemente casos donde las personas reclaman a los demás de no haber quedado, no haber llamado, no poner en marcha algún plan o no dar lo que deberían dar para que la otra persona pueda responder como debería.

Nivel 3. Suena bien, es una buena idea.

Este también es otro de los niveles de compromiso más frecuentes entre las personas actualmente, ya que es una manera de evitar decir no sin tomar una participación activa, y por supuesto el nivel de compromiso es superficial o muy superficial.

Estando en este nivel se escuchan conversaciones con respuestas como: “sí, estaría bien hacerlo”, “ah, pues no suena mal…”, “me gustaría hacerlo”. En todas ellas se ve la posibilidad con un toque de fantasía y como algo que de cumplirse una serie de situaciones podría hacerse tangible. En este caso la persona básicamente está aprobando la viabilidad de la idea, pero no está siendo proactiva para que suceda.

En entornos laborales se da mucho este tipo de compromiso cuando los líderes proponen algo pero no necesariamente dicen los beneficios a profundidad sino que mencionan algo que suena atractivo pero no da pie a que las personas realmente quieran tomar parte. Cuando se plantean posibilidades de cambios para conseguir alguna mejora las personas suelen pensar que suena bien el resultado pero rápidamente viene a la mente la problemática y se limitan a responder que es buena idea, o reacciones que no van más allá de comunicar que están de acuerdo de modo pasivo.

Nivel 4. Suena bien, pero…

Al aparecer este nivel de compromiso de entrada la persona en cuestión está tomando una postura externa a la situación en cuestión, es decir, que no se compromete a la puesta en marcha de lo que se está planteando, sino viendo los obstáculos para ello aunque al final se vea una posibilidad de hacerlo factible.

Es importante diferenciar una sutileza en la que hay personas que no se comprometen a participar siendo el plantamiento tal cuál se está exponiendo por verlo poco realista, incompleto, peligroso o incluso perjudicial. Si se trata de este punto están funcionando dentro de otro nivel de compromiso que puede variar entre el 1, 2 o 3, ya que activamente está indicando que la situación puede mejorarse o replantearse.

En ambientes laborales el nivel 3 de compromiso puede identificarse rápidamente cuando personas hacen comentarios como: “ajá, pero no creo…”, “podría ser aunque es muy complicado”, “uy, pero no hemos hecho algo así”, o “esperemos a ver qué pasa…”.

Cuando se trata de personas es muy similar y se expresan frecuentemente toma clase de excusas y frases limitantes de todo tipo.

Nivel 5. No lo creo. / No me comprometo.

Con frecuencia este nivel de compromiso ni siquiera se manifesta con palabras sino con actitudes de evasión de diversos tipos o manipulaciones variadas.

Para llegar a este nivel de no-compromiso normalmente deben haberse presentado ya factores previos que afecten el liderazgo de quien expone la situación o de recepción para quienes reciben la propuesta en cuestión. Sin embargo también puede tratarse de casos en que haya falta de claridad en la comunicación o los receptores estén poco disponibles a conocer la propuesta.

Para identificar este nivel de compromiso basta con ver las reacciones o falta de ellas, entre las que destacan: expresiones de fastidio, falta de respuesta, lenguaje corporal que indica evasión, y por supuesto existen expresiones verbales como “no lo creo”, “no me parece una buena idea”, “no estoy de acuerdo”, “después te digo”, “déjame revisarlo”, “no sé si pueda”, y otras similares.

Tanto en lo laboral como en lo personal se trata de una clara desmotivación ya sea por falta de liderazgo o porque sencillamente el mensaje no tiene la potencia suficiente para hacer que los demás tomen acción. También está la posibilidad de que la persona a quien se le está comunicando tenga una situación de negatividad crónica, que entonces debería evaluarse por separado para saber qué opciones hay y evitar que afecte a equipos o grupos.

Es posible modificar los niveles de compromiso como una actitud de respuesta sin embargo es importante poner a la vista que se requiere de trabajar en diferentes rubros de creación de ambientes proactivos donde:

  • Se comunique correctamente el mensaje para hacer que la claridad sea vehículo de la información que se trata de comunicar.
  • Cuando se hagan compromisos de una parte procurar mantenerlos, ya que el compromiso es una habilidad que se puede nutrir con el ejemplo.
  • Ser honestos y claros acerca de lo que representa el compromiso solicitado de manera que las personas tengan claro lo que se espera de su participación.
  • Dar a conocer los beneficios que las personas pueden obtener a partir de tomar compromisos para generar relaciones laborales o personales que sean provechosas para todos.

¿Cómo evalúas tu nivel de compromiso en los diferentes aspectos de tu vida y para con tus objetivos?

--

--

Mónica De Salazar

Green MBA + #CreativeProblemSolving Consultant. Focused on Business Strategy for Digital, Social and Environmental transformation. Founder of @LifeStrategics.